9 de junio de 2012

6 meses...

En diciembre, aprovechando las vacaciones, decidí desmontar la Orbea para un mantenimiento exhaustivo, para el que llevaba acumulando piezas varios meses.

En principio sólo iba a ser cambio de tornillería por los correspondientes en aluminio o titanio, según su función; cambio de latiguillos hidráulicos y de cables y fundas de cambio. Cubiertas tubeless y ruedas nuevas; además de cadena y cassette.

Para empezar no eran pocas cosas; pero por unas cosas u otras, como no podía coger la bici y no tenía prisa por montarla, me lo tomé con mucha, mucha tranquilidad. A si que voy a tratar de resumir estos 6 meses de desmontaje, reparación y montajes en muchas fotos y pocas palabras.

Después de desmontar por completo la bici, lo primer era "parchear" las picadas en la pintura, como hago todos los años.







Ya que tenía todo desmontado, no me costaba nada comparar los pesos de los componentes viejos con los nuevos, para saber cuanto peso me iba a ahorrar.
Lo primero en pasar por la báscula fueron los cierres de las ruedas nuevas y vaya cambio.



A si que después me animé con el resto para ir viendo el progreso xD

Al ir pasando el tiempo, me encontré con unos discos de freno flotantes, siempre me han llamado la atención los Hope; a muy buen precio, a si que me decidí a comprarlos para probar que tan iban.







Por el momento comprobé que con las ruedas "kasper whells" quedaban imponentes.








En uno de los pedidos a "los chinos" para chuches, vi un cierre para la tija que le iba a quedar que ni pintado y a precio de saldo, a si que era la hora de sustituir al cierre original, con algo más acorde a la decoración actual de la bici.






Junto con el cierre de la tija, se vinieron también la tapa de la biela y el cierre de cassette, también en aluminio anodizado, para no desentonar con el resto.






Después de más de un mes de espera, por fin llegaron casi el total de los tornillos de titanio y aluminio, además de unas roldanas nuevas, desde EEUU. Con la fiebre de la báscula, tenía que pesarlo todo a ver a cuánto ascendía el ahorro de peso xD








 Al desmontar el pedalier para cambiar los rodamiento por unos sellados y hacerle el mantenimiento, descubro que los platos están mucho más gastados de lo que yo esperaba.







A si que decido buscar recambio de los mismos. Tras mucho buscar veo que me sale casi por el mismo precio, cambiar los platos que cambiar las bielas por unas "a precio de chollo". Como no tenía prisa, comienzo la búsqueda de la nueva adquisición...
Pero nunca está demás dejar las cosas limpias y con el mantenimiento hecho, a si que limpieza de platos y rodamientos nuevos para las bielas SLX







Con todo desmontado, ya era hora de ir montando algún tornillito y otras piezas pequeñas, para que fuera tomando forma; mientras seguía buscando el pedalier y esperando recibir más tornillos.






 







Siempre, en los montajes, se tuerce algo que hay que reparar para poder seguir montando las cosas como se debe.






Pero el proceso es lento.


En una de las búsquedas de pedalier, me topé con un vendedor que tenía un desviador XTR, casi nada, a precio de derribo y, hablando con él, me ofreció un cambio XTR que tenía muy trallado del uso, al que había que limpiar a fondo, cambiar roldanas y un par de tornillos que tenía pasados por poco más de lo que cuestan un par de cafés.

Haciendo unas cuentas rápidas de lo que salía y de lo que podía sacar por mis actuales elementos de la transmisión, se que daba todo en un "las gallinas que salen por las que entran" y se vinieron para casa.








Una vez recibidos los nuevos elemento de la transmisión y bien limpios, desmontados y reparados el cambio a golpe de lima y lija; tocaba realizar un nuevo pedido a EEUU de tornillos y eje para el cambio y el desviador, con la consiguiente espera para recibirlos.

Mientras esperaba las piezas necesarias, conseguí encontrar un pedalier XT a precio de 3 platos de SLX y sin pensármelo le dije al vendedor que me lo quedaba. El muy pillo me vio el plumero y me ofreció unos pulsadores XT a precio de derribo. Nuevamente hice cálculos mentales y... sí, esta vez también, " las gallinas que entran por las que salen" volvían a estar presentes. Y se vinieron para casa.






Mientras seguía esperando las piezas para dejar el cambio y el desviador como nuevos, era hora de montar el nuevo pedalier.








Y por fin me llegaron las piezas que me hacían falta para montar el desviador y el cambio trasero y dejarlos como nuevos.
























En el empeño de adelgazar la montura, tuve la nefasta idea de pesar la tija y ver que era muy, muy pesada. Con la alegría de que no solo la bici, sino yo, estaba en proceso de bajar de peso y ya estaba más cerca de los 90kg que de los 95kg, busqué una tija algo menos pesada y se cruzó en mi camino una oferta de una Thomson Masterpiece con lo que, de nuevo, se cumplía "las gallinas que entran por las que salen".
Como no podía ser de otro modo, encargué unos tornillos de titanio para sustituir a los "cutres" tornillos de origen.







Con todos los elementos montados, solamente me faltaba cambiar tornillería y latiguillos a los frenos, que llevaban casi un año esperando en un cajón; y los cables con sus fundas para la transmisión.











Ya que la última vez monté unas fundas Shimano SP 41 (de lo mejorcito dentro de la marca) y descubrí que estaban las fundas agrietadas.



También comprobé como el adaptador que fabriqué para alojar los latiguillos de freno en el ojal de los cables de freno, servía a la perfección.






Como todo no iba a ser tan bonito, uno de los tornillos de titanio se rompió por un defecto de fabricación; una vez reclamado ya viene de camino desde Hong Kong.



Tras montar los puños nuevos y un cubre vainas a la altura del resto, tocaba probar la bici para comprobar que todo funcionaba... Y en efecto, todo iba bien.



Llegaba la temida hora de pesar la bici y... una cifra más que respetable para este tipo de cuadro, además que hay que tener en cuenta que quien se monta encima no es precisamente una "plumita"; por lo que no puedo montar componentes extremadamente ligeros, por peligro a que se rompan.


Para finalizar, os dejo unas fotos de algunos detalles de como a quedado la montura a día de hoy.












Espero que os haya gustado; si llegáis a leer este párrafo al menos es porque habéis terminado de verlo completo xD

No hay comentarios: