14 de octubre de 2012

Desenquilosando los pedales

Desde el 17 de Julio llevaba en el dique seco con la montura colgada y pidiendo guerra.

Ayer, por fin, fue el día perfecto para salir a dar unos pedales y averiguar si no se me había olvidado el oficio.
Como siempre, elegí una ruta conocida, para comprobar sensaciones y poder compararlas con las ya vividas otras veces.


Después de salir en un día más primaveral que de otoño, los primeros kilómetros por carretera, hasta coger camino; me doy cuenta que el sillín está ligeramente girado hacia la izquierda. Como no llevo la llave indicada para moverlo, intento olvidarme del asunto; aunque kilómetros después sufrí las molestias de que no fuera correctamente alineado.

En las primeras cuestas me encuentro bastante cómodo, en las bajadas con algo más de cuidado, que las sensaciones de nerviosismo de la Orbea no dan mucha confianza después de tanto tiempo.

Voy devorando kilómetros hasta que me encuentro con mis amigos los cazadores. Con unos 35 coches, con sus respectivos carros; el doble de gente que coches y bastantes perros y caballos. Todos ellos cortando el camino (Vía Verde de Itálica); hago el amago de pasar entremedias y viendo la actitud del personal, prefiero irme por medio de un sembrado recién volteada la tierra y buscar más adelante de nuevo el camino.
Esta parte fue un rompepiernas, desarrollo blandito y muchos pedales y equilibrio para no irme al suelo.

De nuevo en el camino, llego hasta Gerena; dónde decido parar un par de minutos a agonizar, ya que el catarro o lo que sea que tengo agarrado a los pulmones me deja hecho polvo.

Tras el breve descanso, prosigo la ruta, siempre a un buen ritmo, aunque empiezo a notar el cansancio en las piernas. Será la falta de costumbre.

Pasada la población de Guillena, cojo el camino que hacía hace años; todo está más seco que nunca y mis amigos los agricultores, han decidido arreglar los socabones del camino. Y que mejor método que echar escombros y grava; para ir en bici toda una tortura, supongo que en el tractor es diferente...

Llegando de nuevo a casa, voy repasando sensaciones. La muñeca derecha se sigue resintiendo y eso que pensaba que era algo ya superado. La zona lumbar de la espalda, no me duele y es buena señal, pero se me ha fatigado muchísimo, a si que habrá que trabajar más la zona para reforzarla. Las piernas, cansadas pero bien.
O eso pensaba, a escasos 500 metros de mi casa me empezaron a dar calambres en el biceps femoral derecho y es que, sudar tanto, el calor y llevar solo agua, es mala combinación.



En general estoy muy contento, no esperaba encontrarme también después de tanto tiempo. Parece que no e hecho tan mal las cosas en estos meses de secano.

El próximo fin de semana, más pedales...

2 comentarios:

alvarokrn dijo...

normal que te vuelvan lesiones, no puedes meterte una paliza de tantos KM despues de 4 meses sin coger la bici!

Te iba a decir de que para la proxima fueramos juntos, despues de ver la panzá de kilometros (yo tambien hace meses que no la cogia hasta la semana pasada pero solo hice 30km) me ha entrado kakita.

..::Balfonek::.. dijo...

Podemos ir a dar pedales cuando quieras, no me como a nadie.
No me importa hacer una ruta más corta o larga, según tus preferencias, me amoldo a casi cualquier cosa xD