26 de agosto de 2013

Partida y regreso de una "bandida"

Hace poco más de un mes, di el adiós a mi RoadWin; quedándome sin montura y con más ganas aún de algo más grande, más moto...

Tras mirar mucho y teniendo claro lo limitado de mi presupuesto y, dentro de este, que tipo de motos me gustan; encontré una Suzuki Bandit que encajaba bastante bien en mis expectativas en un pueblo cercano a Arganda del Rey.


A si que aprovechando que iba hasta Ramacastañas a la boda de un amigo, pues aproveché y me acerqué a ver la moto. Lo que implicó hacer más de 900km en un solo día, pero ya se sabe que sarna con gusto no pica.


La moto, era de 2003 y aunque tenía algunas cosillas por hacer para volver a estar como en sus mejores tiempos, por el precio que tenía después de negociar, era muy razonable. Llegamos a un acuerdo económico, ya que según el dueño, tan solo había que cambiar los retenes de la horquilla. La rueda trasera estaba a medio uso y según el el dueño estaba recién revisada con aceite y filtros nuevos. Noté que el freno delantero estaba un poco blando para mi gusto; él me comentaba que lo llevaba así porque es como le gustaba el tacto y no le dí mayor importancia.


El día 6 de agosto, aprovechando mis vacaciones veraniegas, era el gran día. Madrugón para coger el AVE de las 6:45 en dirección Madrid. Después un par de transbordos en metro y llegaba a Arganda del Rey, dónde había quedado para recoger la moto y saldar cuentas con su antiguo dueño.
Todo parecía ir rodado, llegué antes de la hora, a si que estuve esperando al propietario de la moto en un bar cercano.


Nos vimos, me entrego 3 juegos de llaves, uno de ellos original, que después al ver su estado se lo podía haber ahorrado.
Y me entregó la documentación; aquí ya empezamos con mal pie. No me adjuntaba varias fotocopias que se especificaban como anexos en el contrato de compra-venta, como su DNI. Según el me lo mandaría por correo electrónico, se le había "olvidado". A día de hoy aún no tengo ni una sola copia de estos documentos.
Tampoco adjuntaba el resguardo del pago del IVTM de su ayuntamiento; al preguntarle me contesta que él no lo ha pagado nunca, que eso no hace falta; tras insistir me asegura que esa misma semana va al ayuntamiento y lo soluciona. Nuevamente sigo esperando a que lo haga...

Como anécdota, contaré el siguiente apunte, lo que fue el primer ápice de la dejadez del exdueño: 
Le pregunté que cuanto era el consumo aproximado que tenía, para calcular para el viaje. A lo cual me contestó literalmente: "no sé, cuando se acaba la gasolina, voy a la gasolinera y lo lleno; nunca lo he calculado". Sin comentarios...

Con las llaves en mi poder y el antiguo dueño con el dinero en el suyo; el se va y yo voy recoger la documentación restante, que estaba en la calle de al lado en la gestoría que había tramitado todo.


A mi regreso, me estaba esperando mi nueva montura. 
Hice una inspección visual rápida, dándome cuenta que el neumático trasero estaba en unas condiciones mucho peores que cuando la había visto hacía un mes escaso. Cosa que no me gustó un pelo, pero decidí llamar al exdueño para pedir explicaciones después. Estaba ansioso por montarme y disfrutar.
Tras cargarla para el viaje gracias a la bolsa sobredepósito y petate que me prestaron , era el momento de arrancar por fin la bandit en categoría de dueño.
En las primeras curvas, noté la moto muy pesada y casi sin dirección. Ya en la M50 con dirección a San Lorenzo del Escorial, paré en la primera gasolinera para llenar el depósito de gasolina y así poder hacer un cálculo aproximado en el viaje del consumo. Aproveché para comprobar las presiones de las ruedas, cual fue mi sorpresa al comprobar que tan solo tenía 1 bar en la rueda delantera y 0.5 bar en la trasera. 
Otro dato más para la dejadez de su exdueño; increíble como pudo circular con esas presiones así. Según Suzuki, debe de llevar una presión de 2.25 y 2.5 bares respectivamente...

Tras esta nueva sorpresa, continúo mi camino dirección a Galapagar por carretera comarcal, ya que la autovía es muy aburrida. Y aquí me encuentro con otra sorpresa, mucho más desagradable. El exdueño me dice que llevaba la maneta de freno con mucho recorrido porque le gustaba así, pero en la primera CURVA, cuando freno a fondo, me machaco la falange del dedo (freno con dos dedos) y la moto no frena; freno con la mano entera y la maneta hace tope en el puño y sigue sin frenar. Me vi obligado a jugar con un par de reducciones y freno trasero para no tener un disgusto. Además de notar que la horquilla, no cumplía en absoluto su función; otra cosa más para apuntar.
Después del susto, me tranquilizo circulando mucho más despacio, viendo como los turismos me adelantaban como si fuera montado nuevamente en mi anterior RoadWin.

Sin más altibajos llegué a mi primer destino en San Lorenzo del Escorial; visita obligada a un buen amigo para comer antes de proseguir mi camino hasta Ávila.

Tras el descanso, carretera "divertida" o debería de haberlo sido por delante hasta mi nuevo destino. Pero con el susto anterior, nuevamente circulaba en "modo abuela" por lo que pudiera pasar.
Aunque disfruté con el paseo, me hubiera gustado divertirme con la carretera, en vez de sufrirla, pero las circunstancias mandaban.


Ya en Ávila, me doy cuenta que voy con la luz "corta" fundida. Tras descansar y una ducha reparadora, es el momento de llamar al antiguo dueño, para preguntarle por la bombilla y por el neumático trasero.
De la luz me dice que el no sabía nada, que se habrá fundido y del neumático, que ya sabía que estaba a medio uso.
La primera parte me la creí, aunque el tiempo diría que soy un ingenuo; de la segunda, le mostré mi descontento y quedé que ya hablaríamos más tranquilos al llegar a Sevilla.

Al día siguiente había quedado con otro buen amigo, al que tuve que pedirle que fuera cargado con la caja de herramientas para poder cambiar la bombilla.


Tras comprar la bombilla y abrir el foco, nos encontramos con esta sorpresita...
Lo que me obligaba a llevar la moto a un taller, ya que no disponía de herramientas para cambiar el casquillo y, ya de paso, para que me rellenaran de aceite las botellas de la horquilla e intentaran purgar el freno delantero.


Después de una tarde entera en el taller, el mecánico Alfredo de "Alf motos" se portó estupendamente conmigo.
Intentando purgar el circuito del freno delantero durante horas con la la maquinita neumática, fuimos incapaces, lo que nos daba a entender que el circuito, en alguna parte, tenía un poro u holgura por dónde cogía aire.
Tras abrir los tapones de las botellas de la horquilla y comprobar el nivel del aceite de las mismas, descubrimos que estaban secas literalmente. A si que siguiendo el manual de taller, rellenamos con 0.5 litros de aceite en cada botella. Por desgracia descubrimos que las barras de la horquilla están totalmente marcadas y arañadas en la zona de los retenes; otra cosa más para apuntar...
Ya puestos, aprovechamos para engrasar la cadena, que falta le hacía, y tensar un poco esta. En este punto, Alfredo descubrió un "marca" de color diferente en el neumático trasero; me explicó que eso era una llaga que le iba a salir, que la goma se había separado de la carcasa; que el neumático había que cambiarlo con urgencia. Otra más apara apuntar...
A la hora de poner el casquillo nuevo y la bombilla, descubrimos que el faro estaba muy inclinado, de tal forma que con la "larga" puesta, tenía la altura normal de la "corta"; lo que nos hizo pensar que el exdueño, circulaba con la "larga" y sabía de sobra el estado del casquillo. Sí, otra más de este "prenda"...
Después de toda la tarde, ya no se podía hacer mucho más, a si que la visita al taller terminó siendo 70€ más pobre...

Como no todo fue moto y reparaciones, decir que esos días disfruté del buen comer y de la buena compañía de unos cuantos amigos abulenses.


Al día siguiente salía hacia la última parte del viaje, dirección Valladolid, con una temperatura más otoñal que de pleno agosto, me tomé el camino con mucha tranquilidad. Hice una parada en la gasolinera, dónde al repostar, saqué una media de 5.4 l/100km; decir que este consumo lo saqué con una conducción muy tranquila y subiendo tan solo a 6.000rpm en 6ª marcha, ya que no podía correr mucho, puesto que no tenía como frenar la moto.



Aprovechando la estancia en Valladolid, busqué un taller gracias a "forobandit" dónde pudieran cambiarme con carácter de urgencia el neumático trasero, que como se ve estaba en las últimas.
El nuevo neumático es un Michelin Pilot Road 2, neumático que me recomendaron tanto en el foro como conocidos que lo habían usado. Ya tenía neumático nuevo y 165€ menos en el bolsillo...





Por último, aproveché la tarde para separar un poco el tubo de escape del guardabarros trasero, que como se puede ver, se había quemado por ir pegado a este. Ya que aunque el exdueño me lo negaba, se veía que se le había caído la moto del lado derecho.
Como no tenía otra cosa a mano, tuve que hacer esto con una zapata de grifo, pero lo importante es que hace su función.






Siguiendo con las zapatas de grifo, desmonté el reposapiés trasero derecho, que estaba loco; descubriendo el "intento" de reparación.
Nuevamente, las zapatas de grifo cumplieron su función.

Ahora, ya solo faltaba regresar desde Valladolid hasta Sevilla para finalizar el viaje de estreno de la montura.




Pasé frío al salir de Valladolid y calor desde que pasé por Cáceres.  Dos paradas técnicas para repostar la moto y yo y muchos km.



Terminada la primera aventura de ir a por la Bandit y regresar con ella, emprendo la segunda; pelearme con el exdueño para que se haga cargo de, al menos, parte de las reparaciones.
Para esto, llevé la montura al taller de "Armenta Motor", taller oficial Suzuki, para un presupuesto de dichas reparaciones. El monto del presupuesto asciende a nada más y nada menos que a 1425€, sin incluir pastillas de freno nuevas (totalmente impregnadas de aceite), discos de freno delanteros y alguna cosilla más.

Ahora, estoy a la espera de que el exdueño me conteste para poder solucionar esta situación "por las buenas", pero viendo su actitud, tiene toda la pinta que terminaremos en los juzgados. Para lo cual espero poder hablar con un abogado esta semana.

Después de leer toda la historia, más de uno podrá pensar que he comprado un "cacharro". Decir que en todos los talleres que he pisado, me han dicho que la moto está muy bien de motor y de chasis; siendo una buena compra ya que me salió a muy buen precio.

Promete que este tema va a darme más de un quebradero de cabeza, mucho trabajo de mecánica y alguna que otra pieza de fabricación propia. Por no mencionar que en medida de que mi economía lo permita o del resultado de la futura denuncia, habrá que invertir dinero en la montura.
Lo que si que tengo claro, es que pretendo devolver a su gloria a la maltrecha Suzuki Bandit y disfrutar durante mucho tiempo y kilómetros de ella.

Un saludo y gracias por vuestra paciencia si habéis sido capaces de leer todo el "tocho"

2 comentarios:

Anónimo dijo...

De esto no nos has contado nada eh pillín xD

Soy Perdi, te han robado la cuenta en fc para trolear con la muerte de un forero, así que te la han baneado, escribo por aquí porque no sé si han tenido acceso al email que tienes en contacto. Espero que no te importe.

Si no tienes invi o Electrick no levanta tu cuenta avisame.

Balfonek dijo...

Gracias por el aviso.
Sobre la bandit, ya habrá estas Navidades una megaentrada con más aventuras y desventuras. Y algún que otro "alago" para el vendedor...
Un saludo