2 de marzo de 2014

La tuerca maldita

Después de dos fines de semana, por motivos de salud más que de tiempo, hoy era el día de hacer una visita a la bandit con el soplete de la mano....

Si recordáis la anterior entrada, había conseguido desmontar todo el basculante trasero de la moto a excepción de la palanca del amortiguador.


Esta mañana bajé al garaje con el bote de WD 40 y le rocié de forma generosa para que fuera penetrando entre la tuerca y el tornillo.
Hace un rato, he bajado de nuevo, pero esta vez con el soplete. Después de darle calor he intentarlo unas cuantas veces, estaba decidido en ir a por la radial para cortar por lo sano; cuando me he dicho, voy a intentarlo una vez más...
Esta vez, lo calenté  en exceso, llave de vaso lobulada de 17mm, dos extensores, martillo y, nada. Haciendo alarde de un cabreo descomunal, le he dado dos patadas secas a la llave y por fin se a escuchado un "gruñido" de la tuerca. Acto seguido he pensado, esto ya está.
De nuevo, ración de calor y a tirar de brazo, que estas dos semanas sin actividad me están dejando blandito... Al final he conseguido sacarlo.

Como se aprecia en la foto, la palanca y toda la zona, está repletita de mierda, la parte gris, se ve porque aprovechando que estaba caliente la he dado a conciencia con un trozo de papel.


En esta foto se aprecia como he dejado la tuerca, inservible; lo sorprendente es que el tornillo estaba perfecto.

Una cosa menos; aunque el próximo fin de semana, tampoco voy a poder hacer nada, esta vez, la culpa la tiene una charla de impresoras 3D en Madrid.

No hay comentarios: