7 de abril de 2014

"Desguazando"

Se puede decir que llevo unos días desguazando la Suzuki Bandit más que desmontando. Y todo por quitar las piezas que voy a repintar; el problema es que es un no parar, ya que desmonto esto, por qué no esto otro y ya de paso miro su estado o le doy un "limpiadito"...


Con el objeto de dejar todo bien limpito y poder reparar las zonas del chasis que están oxidadas y quitar algunas manchas del bloque del motor, hice un pedido de productos de limpieza a la web de Sisbrill. Entre los productos, compré uno quita óxido en gel del cual hablan muy bien, espero probarlo en breve y ver sus resultados.

Lo primero es seguir desmontando piezas, de este modo puedo tener la mayor parte del chasis libre a medida que voy limpiando piezas, viendo su estado y decidiendo si hay algo que reparar o repintar.







El caso es que el día 14 de este mes llevo las piezas al chorro de arena, a si que había que acelerar el proceso; por ello, el mejor método fue desmontar las cosas grandes, para después, con más tranquilidad, seguir desmontando estas pieza a a pieza.
En una tarde, quité tubo de escape, estriberas y soportes de las mismas, tanto delanteras como traseras; faro, relojes, maneta de embrague y pata lateral.


En esta última, descubrí que la parte inferior del cárter esta muy sucia y espero que solamente sea eso, suciedad y no manchas de aceite por alguna fuga...


Como veis, cada vez queda menos moto montada, si tuviera como quitar el motor y dónde guardarlo, lo desmontaba al completo para repintar el chasis; pero como no es el caso, pues me conformaré con reparar las zonas atacadas por el óxido.

Con las piezas en una bolsa y llegado el fin de semana, hora de dedicar unas horas a ir descomponiendo el puzzle en piezas...



El primero en caer fue lo más sencillo, el tirante de la pinza de freno trasera; ya que tan solo era retirar la suciedad para ver su estado real. La verdad que está bastante bien, a excepción de las marcas del tornillo, pero no es nada preocupante, lleva demasiados años montado, por lo que es normal.



Siguiendo con lo más rápido, le tocaba el turno a los soportes de las estriberas traseras; éstos no tienen ciencia ninguna.


Pero me vi sorprendido por estas marcas por la parte interior, que no consigo saber como se las han podido hacer.
Menos mal que la pintura nueva lo dejará de nuevo protegido...






El siguiente elemento a desmontar eran los soportes de las estriberas delanteras, que aún no tengo claro si pintarlas o no.


Por desgracia, la izquierda, al desmontar la estribera y la palanca de cambios venía con sorpresa...




Al desmontar la goma de la palanca de cambios quedaba patente el porqué estaba rota la pieza anterior; puesto que la palanca la medio repararon.

Ahora estoy en la indecisión de si merece la pena reparar el soporte con soldadura TIG, que no tengo mucha fe puesto que es aluminio fundido; o comprar una de segunda mano.



Siguiendo con los puzzles, uno de los elementos más sencillos y que lleva bastantes piezas, las estriberas delanteras.



El último de la tanda fue el soporte del embrague, ya que está muy feo y le hace falta una mano de pintura.


Aprovechando que tengo más partes de moto en cajas y bolsas que montada, tenía a mano la pinza trasera que desmonté. Como en la entrada pasada comentaba, compré el kit de reparación de la misma, con sus juntas, retenes y purgadores para sustituir.




Al quitar las pastillas, comprobé lo que ya sabía, estaban echas polvo, pero vi que no estaban desgastadas por igual. En un primer momento se lo achaqué a que el disco trasero estaba alabeado.



Tras una primera inspección la pinza, me dio la sensación que el pistón posterior estaba clavado; por desgracia, al intentar retornarlo a su posición inicial este no se movía. Intenté sacarlos un poco con aire comprimido; nuevamente el posterior no se movía nada. A si que sí, mis sospechas se confirmaron.
En este momento vi aún más justificado el ser previsor y haber comprado el kit de reparación.


Después de tratar con cariño a los pistones para sacarlos de su ubicación y conseguir sacar el posterior, descubrí algo curioso, el retén de este último estaba girado. Lo milagroso es que no saliera el líquido de frenos.



Por desgracia, al limpiar los pistones, vi que están bastante marcados, en especial el que estaba clavado. Espero que puliéndolos sea suficiente...



Ya metidos en tarea, limpié un poco los pasadores y los clips de las pastillas con un cepillo de alambre, que un poco de limpieza no le viene mal.


Ahora ya sí que tengo el último puzzle listo. Y con esto, por el momento, me despido hasta la próxima entrada.

No hay comentarios: