27 de enero de 2015

Poniéndome al día.

Hace bastante que no escribo sobre mis cacharreos de motor y arranque de viruta - ni de nada, la verdad.
Esto es debido a que estoy de baja laboral por un accidente de tráfico. Típico accidente de gente que no sabe tomar las rotondas y, menos si va en un todo terreno... No hablo más que me enciendo. 
No alarmarse, yo estoy en recuperación, pasito a pasito; lo típico de estos casos, toda la parte muscular de la espalda y pinzamiento lumbar y cervical. Parece ser que nada que no se arregle con rehabilitación - 2 horas al día -, reposo y alguna que otra droga. El pobre Auris se llevó la peor parte, por suerte.




Ahora viene la "divertida" tarea de pelearse entre las compañías, porque la parte contraria es fina, fina. Tiene toda la pinta de terminar en juicio. Pero esto es adelantar acontecimientos.

Cerrado el pletórico comienzo de año, vayamos a otras cosas que espero sean más agradables.


Algunos ya sabéis en el nuevo "fregao" en el que me he metido.
Como si no tuviera suficiente con la restauración de la Suzuki Bandit, ahora tengo otro cacharro más a motor y con dos ruedas para "trastear".

Bicheando estas vacaciones navideñas por el "interné", que mira que es malo y puñetero; se me puso a tiro una pequeñaja que me hacía "ojitos" desde hace mucho, mucho tiempo. Y que tenía en mente adquirir el día, año, lustro o década que terminase con la Bandit.
Estoy hablando de una de las motocicletas más vistas en cualquier ciudad de este país y creo que casi de cualquiera; una Yamaha SR250


Ya lo decía el anuncio de la época, "el estilo de un líder"... Pero está claro que o ese no es mi estilo o yo no soy ese líder.

La idea que tenía desde un principio, es que por su sencillez mecánica y, bueno de todo, la podría modificar un poco para dejarla a mi gusto.

Voy a volver a lo que nos ocupa que me voy por las ramas... Ese barrido por internet, hizo que viera una Yamaha SR250 con pocos kilómetros - pensando que 43.000km en 25 años son pocos - con una sencilla modificación hecha y, cuando digo sencilla, lo digo en todo su significado. Sin grandes artificios y sin complicarse la vida y la existencia.

Tras intercambiar unos mensajes con el vendedor - Diamond Bikes AFC - y hablar largo y tendido con Aleix, persona encantadora, todo hay que decirlo. Llegamos a un acuerdo. Al día siguiente, tenía la documentación de la moto en mi correo electrónico y la confirmación que la moto ya estaba en un furgón para ir de Barcelona hasta mi casa.







Cuando antes hablaba de la modificación, se puede apreciar en especial la parte trasera del chasis, que la verdad que me gusta como queda. El resto de lo que han hecho es bajar la suspensión y la horquilla, suprimir el cuenta revoluciones y testigos luminosos, recortar guardabarros trasero y delantero. Óptica trasera e intermitentes nuevos. Revisión mecánica y mano de pintura quitando todo el óxido. Sustitución de tren delantero por el de una SR con freno de tambor. Y un nuevo asiento artesanal.


De lo que ya hay hecho, me gusta la modificación del chasis, que no tiene nada de óxido y que está revisada mecánicamente. Aunque una vez en casa, uno le empieza a ver "peguitas" y "cositas" que en foto no se ven - como algunos problemas con la instalación eléctrica -. Pero sigo contento con la adquisición.

Como con la modificación de chasis, hay que homologar, sí, sí o sí, voy a esperar a hacer los cambios que quiero realizar para que esté "totalmente" a mi gusto - si alguna vez consigo eso - que no es otra cosa que hacer una "Brat Style" - para los que se líen, yo incluído, con tanto estilo, aquí os dejo una buena referencia -, aunque creo que quedará algo a medio camino entre este y una "Street Tracker". Bueno, es muy pronto para saber que va a salir de aquí, lo que si que tengo claro es que será algo que me guste, aunque sea de estilo "engendro".

La idea principal es hacer algo sencillo para usar en mi día a día.
Aprovechando que tiene 25 años, por lo que queda exenta de pagar el impuesto municipal de circulación y, si a esto le añadimos, que buscaré un seguro que me la asegure como "clásica" - para pagar muy poco por ella al año - Tendré un medio de transporte económico en consumos - unos 3.5 l/100km - y con un mantenimiento bajo en costes y en tiempo.

La mayoría pensaréis que esto va a ser una "disculpa" para dejar el proyecto de la Suzuki Bandit de lado, y sí, estáis en lo cierto.
Aunque espero que este nuevo proyecto dure, como mucho, 6 meses desde que pueda empezar a trastear, claro está. Ya que la restauración de la Bandit tiene mucho más trabajo.

Espero que en breve, os pueda ir contando más cosas y, a poder ser, con grasa en las manos de algún cacharro; puesto que eso significará que ya me he recuperado y estoy haciendo las cosas que me gustan - complicarme la vida -.

No hay comentarios: