29 de octubre de 2015

¡Al desnudo!

Empezamos con el desnudo integral de la SR y con él, me voy encontrando con el estado real y de cada una de las piezas de la misma.
Para seguir con un orden empecé por la parte delantera.




Al desmontar las piñas me encontré con su estado interno, entre esto y el estado de algunos cables, después de 25 años, no me extraña que el sistema eléctrico falle.





Según se va desmontando, van "asomando" cosillas, unas normales para su edad y otras no tanto. Como usar una tuerca de diferente paso al del tornillo. O la manía de usar fichas de empalme y cinta aislante en exceso.


Con todo el sistema eléctrico encima de la mesa y con los cables de freno y acelerador quitados, ya tengo la parte frontal despejada. Y es el momento de plantear como van a ir ubicados tanto el nuevo velocímetro como el faro.




Un poco de paciencia y maña bastan para fabricar los soportes de aluminio.




El resultado no me desagrada, aunque tendré que darles unos "toques" finales.





Aprovechando que el faro original no lo voy a usar, decidí darle un poco de cariño para quitar las marcas del cerquillo a base de lana de acero y pulimento. Además de recuperar el plástico del coco con un acondicionador de plásticos y gomas.


Con este nuevo aspecto, ya está listo para venderse y recuperar algunos eurillos, que falta me hace.


Siguiendo con el desmontaje de las estriberas, tubo de escape y palanca de freno trasero, descubro el motivo real de por qué no tiene caballete central - no me importa ya que no lo iba a instalar -.



En este momento, ya sólo me queda probar el guardabarros delantero para ver por dónde lo voy a cortar y plantear el trasero.


Pero esto ya será para la próxima entrega.

No hay comentarios: