24 de octubre de 2016

Uniendo partes 1/2

Lo primero es explicar debidamente mi parón, sé que hace meses que no pongo nada y todo tiene una explicación. Muchos de vosotros ya lo sabéis, pero para los que no, todo es debido a que me he mudado de vivienda, por fin a una casa; de la que os hablaré largo y tendido, puesto que se merece más de una entrada mis aventuras y desventuras que estoy viviendo en el traslado. Por cierto, sí, definitivamente tengo conexión ADSL en la casa (en el poblado no saben lo que es la fibra)

Poco a poco voy recuperando la normalidad (según voy colocando cajas, colocando luces...), aunque no demasiado, ya que con la mudanza de vivienda, viene también la mudanza de la "cueva" a mi futura "cueva 2.0", el flamante espacio, casi diáfano, del garaje de la casa, mis confines...

Antes de adelantar demasiados acontecimientos y ponerme al día con todos los temas (adelanto que en breve habrá mucha, viruta por aquí), voy a retomar esto por dónde más o menos lo dejé.

Hace mucho tiempo que tengo los guardabarros cortados, a falta de rematarlos y, por otra parte, los tirantes que hice para poder fijar éstos a la horquilla y al basculante.


Lógicamente faltaba algo fundamental, el como unir ambas partes. Después de muchos momentos sentado mirando a "la paciente" con los guardabarros sobre los neumáticos y algún que otro boceto y borrón en mi cuaderno de "ideas/notas", por fin tenía algo en mente que me convencía no sólo en mi mente (la jodía dibuja mejor que yo), sino hasta en el tosco boceto que dibujé sobre el papel. Tras un rato ajustando medidas sobre el boceto, parecía que todo cuadraba. En mi cabeza sólo las podía imaginar fabricadas en latón y ¿para qué voy a discutir conmigo mismo?.

Tiempo después, tras comprar una pletina de latón, esperando a tener un hueco libre para poder fabricarlo y revisando los diseños, se me ocurrió que algo parecido me podría servir como guía de algunos cables y así lo dejé anotado para el día que me pusiera manos a la obra. Sí, mi mente divaga con facilidad y si no apunto las ideas felices que tengo, éstas se dispersan.


Por fin había llegado el fin de semana para encerrarme en el taller y poder materializar el boceto de la libreta.


Como hay que aprovechar el presupuesto al máximo, me pasé ajustando las dimensiones de la pletina y toca apurar al máximo.


Las fijaciones de los tirantes y las guías para los cables ya tienen su forma final.


Y hasta parece que van a cumplir bien su cometido.





Después de taladrar y roscar las partes correspondientes, ahora ya sí que las puedo dar por terminadas.

Para la siguiente parte, probarlo e instalarlo,  me tengo que trasladar a la "cueva", pero eso será para la próxima entrada. Así os dejo con las ganas de más.

Un saludo.

No hay comentarios: